Terremoto de 1970: tras 47 años y el efecto “Niño Costero”

Martes, 30 Mayo 2017 - 10:15am

Huancayo en Línea.- El 31 de mayo de 1970  transcurría como una tarde normal en las ciudades de Chimbote y Casma, cuando aproximadamente a las 3:25 p.m. la tierra se sacudió violentamente y todo comenzó a derrumbarse.

Se trataba del sismo más violento de la historia del Perú que tuvo como epicentro las costas de Áncash, específicamente las ciudades de Casma y Chimbote, y que destruyó más del 60% de las viviendas, dejó aproximadamente 80 mil muertos y 200 mil personas desaparecidas, según las cifras del Indeci.

El terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter y que alcanzó una intensidad de hasta X y XI grados en la escala de Mercalli , produjo además un violento alud en las ciudades de Yungay y Ranrahirca, las que quedaron sepultadas tras el desprendimiento de una de las paredes del Nevado Huascarán, ubicado en Huaraz.

La ciudad de Huaraz se destruyó en un 97%, el cuadrilátero de la Plaza de Armas fue lo único importante que no se destruyó. Tras el violento sismo la ciudad quedó  oscurecida por un negro manto de polvo, unas 10.000 personas fallecieron, solo en el “Colegio Santa Elena”, murieron 400 personas.

Mientras que en la costa del país tras el terremoto se destruyeron  grandes sectores de la Carretera Panamericana entre Huarmey y Trujillo (Departamento de La Libertad).
Y en Chimbote, tanto la ciudad como el puerto quedaron con averías incuantificables. Los sistemas de alcantarillado colapsaron completamente y la actividad agrícola se paralizó.

Se informó que sólo en la ciudad de Chimbote el área afectada se localizó en un radio de 160 kilómetros.

Lo que hoy es la región Áncash fue destruida en  45 segundos por el desastre natural más grande de la historia del Perú, y uno de los terremotos más devastadores de la historia de la humanidad.

EL NIÑO COSTERO
Este es un fenómeno repititivo en nuestro país. Aunque este año se le  ha denominado “Niño Costero”,  el Perú es afectado por este evento anómalo que ya en 1925 destruyó gran parte de la ciudad de Trujillo por la activación de varias quebradas que se ramifican rodeando a la ciudad de la primavera, que este 2017,  después de 92 años, ha sido devastada por los desbordes de ríos, huaicos y torrenciales lluvias.

"Consternación que causa en Lima la noticia. La ciudad de Trujillo ha sido destruida, así lo comunica un radiograma urgente del prefecto de La Libertad". De esta manera informaba en 1925 la prensa capitalina sobre los efectos de un fuerte temporal de lluvias.(Cita de un informe de La República)

El meteorólogo Nelson Quispe, del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), explica que el fenómeno “El Niño Costero” es un evento causado por el calentamiento anómalo de la franja marítima del Pacífico más próxima a la costa.

Este elevado calentamiento origina la humedad suficiente para desencadenar las fuertes lluvias que el Perú ha soportado desde febrero de este año y que ha tenido el mes de marzo como su máximo nivel. A esto debe sumarse los vientos del anticiclón del Pacífico Sur que llegaron debilitados, sin la potencia suficiente para lograr el enfriamiento del mar.

Lo cierto hasta ahora según las investigaciones del Senamhi  es que este Niño Costero ya se había presentado en años anteriores, aunque en apenas dos únicos periodos del registro de investigación.

El Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen) el 24 de marzo emitió un comunicado en el que advertía de la "activación del sistema de vigilancia de El Niño Costero y, una semana después, confirmó la ocurrencia al pasar de la categoría de "sistema de vigilancia", al siguiente nivel, el de alerta propiamente dicha del fenómeno.

¿SE PUDO CONFIRMAR ANTES?
Se debe entender, explican los científicos del Senamhi, que el  Enfen tiene que ser cauto con sus pronósticos. No puede darse el lujo de especular, sino actuar en base a las evidencias, y en aquel momento estas no era aún suficiente para confirmarlo. Empero, desde el momento de hablar de vigilancia, se vuelve implícito que la probabilidad de ocurrencia sea mayor a la de que no ocurra.

Como se recuerda, hasta tres semanas antes, tanto los departamentos del norte del país como algunos de la sierra sur venían experimentando un problema de déficit hídrico, es decir, la ausencia de lluvias.

OTROS “NIÑOS” EN EL PERÚ
• En 1993 16 departamentos del país fueron los afectados por El Niño.
• En 1998 fueron  120 mil personas damnificadas en Piura durante el fenómeno El Niño  que también afectó a las ciudades costeras de Áncash, La Libertad y Lambayeque.
• 76,5% fue el porcentaje negativo de las exportaciones pesqueras del Perú luego del fenómeno de 1998.

• Aproximadamente 1.200 millones de dólares fue la pérdida general para el Estado a causa de El Niño de 1998.
• Treinta centrales hidroeléctricas resultaron dañadas en 1998, entre ellas Aricota en Tacna, y la de Machupicchu en el Cusco.
• Este año “El Niño Costero” representa para el Perú una frenada económica y recesión de la cual será difícil pero no imposible recuperarse, ha señalado el presidente Pedro Pablo Kuczynski.
• La reconstrucción de las zonas afectadas por el fenómeno “El Niño Costero” en las regiones de Tumbes, La Libertad, Lambayeque, Áncash, Lima, entre otras, costará unos 3 mil millones de dólares de forma inmediata y luego entre 5 mil y 6 mil millones de dólares; vale decir un costo de 9 mil millones, aproximadamente. (Por Mónica Gismondi)